VIRTH logoMag

Cómo aprender a vestir mejor sin comprar ropa nueva

Publicado: 4 de marzo de 20224 minutos de lectura

Imagen de portada para el artículo.

Este año puede ser tu mejor año. Si estás leyendo este artículo seguramente te importa el cómo te ves y quieres mejorar en algo, ese mero hecho ya te pone por delante de muchos otros hombres, ¡bien! así que ponte cómodo y llevemos tu estilo a un siguiente nivel.

A continuación compartiré 5 tácticas ultra simples que puedes usar para verte y sentirte genial. La mayoría de ellos ni siquiera implican comprar nada nuevo o a lo mucho gastar poco dinero, lo que significa que puedes comenzar a usar estos consejos desde hoy.

Más allá de las tendencias nos enfocaremos en pequeñas mejoras que cuando se logran de manera conjunta marcarán la diferencia.

Usa ropa con colores sólidos

El mejor punto para iniciar a verte mejor es definitivamente vestir en colores sólidos. Combinar la ropa debería ser un proceso mental semiautomático que se define desde antes y no en el momento. Usar colores sólidos va eliminar la incertidumbre en tu proceso de elección del outfit porque no tendrás que preocuparte por combinar correctamente patrones u otros mixes de colores.

También podrías ir más allá tratando de memorizar los colores neutrales y asegurarte que tus prendas básicas y las esenciales sigan esa recomendación. En poco tiempo te darás cuenta lo sencillo que es seguir esa recomendación y no querrás volver atrás.

Cuida mucho el fit de tu atuendo

Empieza a usar ropa que le quede a tu cuerpo. Si usas cosas que no te favorecen, tu atuendo no se verá bien, sin importar qué tan caro te haya costado la prenda.

Para saber cómo debería quedarte la ropa, hazte estas preguntas:

¿Qué te favorece? ¿Qué te hace ver más delgado, alto, musculoso o lo que sea que estés tratando de conseguir? ¿Vas por lo holgado o entallado para seguir modas aunque no te sientas cómodo?

Si pensaste en prendas que ya tienes, que te gustan y te hacen sentir bien ahí tienes tu respuesta. Apégate a ello y recuerda cómo la sientes en tu cuerpo, la ropa que te queda bien no necesitas observarla en el espejo porque se siente bien cuando te la pones.

Busca sentirte cómodo

Si no te sientes cómodo con lo que estás usando, todos los demás se darán cuenta. Así que trata de ir más despacio en la búsqueda de tu estilo personal, quizá el hecho de querer mejorar rápidamente sea la causa de que algunos atuendos no te hagan sentir como tú quisieras.

En vez de buscar estilos completos (y atuendos completos) mejor ve paso a paso, inicia con una sola cosa: un nuevo estilo de camisa, un color diferente, agrega una capa, algo pequeño pero que no has hecho antes. Luego experimenta y úsalo mientras dejas todo lo demás igual, eso te permitirá acostumbrarte y concluir si va bien contigo y te sientes bien con eso.

Mientras más te acostumbras a usar algo nuevo, más normal se va volver para tí. Eso te ayudará a elevar tu confianza y probar más cosas nuevas.

Entiende tu tipo de cuerpo

Cuando conoces tu cuerpo y tono de piel es más fácil encontrar ropa que te favorezca. No es fácil y puede tomar tiempo, pero con paciencia pueden llegar los resultados positivos.

Hay muchísimas diferencias entre cada uno, quizá seas una persona bajita y musculosa o alguien alto y delgado, o alto y ancho. Identifica cómo es tu cuerpo y busca las prendas que mejor te vayan, cuando das en el clavo y asumiendo que te mantienes en la misma forma, será más fácil encontrar lo mejor para tí en las siguientes ocasiones.

Lo mismo sucede con tu tono de piel, hay una relación bien estrecha entre nuestra piel y lo que podemos usar. Identifica tus rasgos y apégate a las reglas básicas, verás que pronto se notará la diferencia.

Encuentra un buen sastre

Tu vida será más fácil. Buscar una persona que arregle tu ropa hará que te veas bien y que te sientas cómodo con lo que usas.

A todos nos ha pasado que hay algo que nos gusta mucho pero que no nos queda como deseamos, y la verdad pesa deshacerse de algo así. Para esas ocasiones un buen sastre o costurero puede ayudarte en mejorar esa prenda y quitarte de encima la inconformidad, el enojo o cualquier actitud negativa que traigas.

Cuando encuentres a alguien que te ayude a modificar tu ropa, asegúrate que entienda lo que buscas, que tome correctamente tus medidas y escuche tus inquietudes. Es mejor buscar una persona profesional que se tome enserio su trabajo, que a la vecina de tus papás que hace bastillas a los pantalones pero que no te cobra nada. Recuerda que es tu ropa y te costó comprarla.

Vestir bien todos los días requiere esfuerzo

Es un proceso que toma tiempo pero que con paciencia puede llegar a lograrse. Si sigues cuidadosamente estos pasos estoy seguro de que cada vez que te veas al espejo estarás orgulloso de lo que ves enfrente. Recuerda que la ropa es un medio y no un fin.

En nuestro Instagram nos encantaría ver tu progreso, siéntete con la libertad de compartirnos tus inquietudes o lo que quieras.

Stay stylish.

VIRTH logo

© 2022 VIRTHMag. Todos los derechos reservados

FacebookInstagramPinterest